Confesiones

“Los que se acercan al sacramento de la penitencia obtienen de la misericordia de Dios el perdón de los pecados cometidos contra Él y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia, a la que ofendieron con sus pecados. Ella le mueve a conversión con su amor, su ejemplo y sus oraciones” (LG 11).

Para confesarse, puede hacerlo dirigiéndose al sacerdote, después de la celebración de las Misas.