Adoración Eucarística

La oración y la meditación son el alma de la adoración a Dios en espíritu y en verdad, y lo mejor de este acto espiritual es la súplica por todos los hombres, cooperando a la salvación del mundo pecador.

Se realiza en las liturgias de la palabra presididas por los diáconos de la parroquia.